El nuevo gobernador de La Rioja en su primer discurso, convocó al trabajo en conjunto para poder lograr “una patria libre, justa y soberana”. Ante un Superdomo colmado, el primer mandatario dio su mensaje con eje principal en reactivar el consumo.

En gobernador de la Provincia de La Rioja, Ricardo Quintela hizo un repaso por la situación crítica en la que el gobierno de Mauricio Macri dejó a la Argentina. Aseguró que hará hincapié en cuestiones centrales como serán salud, educación, seguridad y justicia, sin olvidarse de turismo, producción, ganadería, agricultura, industria, energías renovables, comercio, las pequeñas y medianas empresas, economía social, medios de comunicación, cultura y deportes, así como al sector público y a los jóvenes. Llamó a la unidad y a que todos se comprometan para alcanzar los objetivos.

En su mensaje, Quintela recordó las virtudes de los caudillos Facundo Quiroga, Ángel Vicente Peñaloza y Felipe Varela, así como a grandes mujeres como Victoria Romero y Rosarito Vera Peñaloza. De la iglesia mencionó al mártir riojano Enrique Angelelli, de quien tomó y dijo hará propia su frase y su acción “con un oído en el pueblo y otro en el Evangelio”, y la pastoral del Papa Francisco. También tuvo presente las figuras políticas nacionales de Irigoyen, Artigas, Alfonsín, Evita, Perón, Alberto Fernández, Néstor y Cristina; y del ámbito internacional a Tony Blair del Reino Unido, Bill Clinton de EE.UU. y Massimo D’Alema de Italia.

Seguidamente, hizo un repaso de la situación en la que el gobierno de Mauricio Macri dejó al país como un 41 por ciento de pobreza, que, en los jóvenes por debajo de los 17 años, alcanza a más del 60 por ciento; la clase media que perdió la posibilidad del ascenso social; los salarios que se deterioraron un 30 por ciento, con una inflación que cerró en el 58 por ciento en el último año, y la pérdida en un año de más de 180 mil puestos de trabajo.

Aseguró que “esto deja claro que cuando la economía prescinde de la política, aparecen los privilegios para los que más tienen. Cuando es la política la que usa la economía como herramienta, nace la justicia social, para que sin privilegios nazcan los derechos imprescindibles que nos igualen ante la ley, ante la Constitución, en un estado de derecho”.

Durante su mensaje, el gobernador instó a la unidad para “ser mejores”, para “gobernar para todos y con todos” y a dejar de lado el odio y el rencor “para gobernar con amor, cariño y sensibilidad para todos”.

Prometió que atenderá lo urgente sin descuidar lo importante, porque –dijo- así sentarán las bases para el desarrollo sostenible de la provincia. Al respecto, ratificó que los ejes de su gestión serán salud, educación, seguridad y justicia, sin olvidarse de turismo, producción, ganadería, agricultura, industria. Y anunció el boleto estudiantil gratuito.

Señaló que es imprescindible “que haya un plato de comida en la mesa de todas las familias riojanas, que todas las personas tengan un techo para ellas y sus familias, que todos los jóvenes tengan la posibilidad de tener un empleo y que quienes lo perdieron puedan volver a acceder a uno, que nuestros abuelos tengan siempre los remedios para vivir tranquilos” y que los servicios esenciales como la luz y el agua “son derechos y conquistas, por eso debe ser prioridad para el gobierno que todos puedan acceder a ellos. Para nosotros la renta del Estado es social y no económica”.

También brindó unas palabras para la oposición, de quien manifestó: “Incluso quienes son hoy circunstanciales opositores, porque lo que hoy nos diferencia son las estructuras cerradas de los partidos políticos y esto debemos trabajarlo para evolucionar y transformarlo. Debemos ser amplios y tener escucha en todos los sectores, buscar las coincidencias y trabajar sobre valores comunes”.

En ese sentido, aclaró que su manera de hacer política no tiene nada que ver ni con el populismo ni menos con la demagogia, sino que “es simple y sencillamente peronismo, es justicia social y es una mejor calidad de vida para todos, con más oportunidades y más posibilidades”.

“Hoy soy gobernador, yo soy el que siempre fui, curtido por los sinsabores y por las alegrías, por los éxitos y los fracasos. Pero créanme, yo soy el mismo Ricardo Quintela, el de la gente, pero mejor, por ustedes, para ustedes, que son mi Patria. Los convoco a que construyamos este sueño todos juntos de una Patria libre, justa y soberana y una Patria grande: América Latina unida y con igualdad”, concluyó.