El ex presidente tenía 81 años. Se encontraba internado en grave estado por una descompensación cardíaca renal.