El sepelio fue este sábado a las 15:00 GMT. El ex mandatario «está muy triste, dijo que nunca esperó una noticia como esta», afirmó la presidenta del Partido de los Trabajadores, Gleisi Hoffmann.

El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva abandonó este sábado por primera vez la cárcel en la que está preso por corrupción desde abril del año pasado, autorizado por la Justicia a asistir al funeral de un nieto de 7 años que murió el viernes víctima de meningitis.

El ex jefe de Estado abordó a las 7:00 hora local (10:00 GMT) un helicóptero en las instalaciones de la Policía Federal de la ciudad de Curitiba, en las que purga su condena, para ser trasladado hasta el aeropuerto de Bacacheri, en donde abordará un avión de la gobernación del estado de Paraná que lo trasladará a San Pablo.

Lula, con traje oscuro, sin corbata y de cabellos totalmente blancos, fue trasladado en medio de un intenso dispositivo de seguridad, y escoltado de cerca por tres agentes de la Policía Federal.

El ex presidente fue conducido por la Policía Federal hasta Sao Bernardo do Campo, una de las ciudades del área metropolitana de San Pablo, y allí se reunió con su familia.

El proceso por el que la Justicia lo autorizó a salir de la prisión por primera vez está protegido por el sigilo y hasta sus abogados se comprometieron a no divulgar ningún detalle con el fin de impedir que los seguidores del ex mandatario promovieran alguna manifestación que pudiera poner en riesgo la seguridad de la operación.

La jueza Carolina Lebbos, de la Sala de Ejecución Penal de Curitiba, aceptó la solicitud que hizo la defensa del ex mandatario de liberarlo provisionalmente con base en la Ley de Ejecución Penal, que permite a los condenados salir de prisión para asistir al velatorio de familiares cercanos.

La cremación del nieto de Lula se realizó al mediodía de este sábado en el Cementerio Jardín de la Colina, en Sao Bernardo do Campo. En el mismo cementerio se realizó el sepelio de Marisa Leticia Rocco, la esposa del ex jefe de Estado, que murió en febrero de 2017.