El ministro de Infraestructura, Juan Velardez, criticó la política energética del gobierno nacional al considerar que solamente se reduce a la suba de tarifas y que no hay criterios abarcativos que consideren las realidades regionales del país.

El funcionario provincial formuló declaraciones para brindar detalles de la Resolución N° 366 de la Secretaría de Energía de la Nación, donde se disponen los nuevos valores de la generación y transporte de energía, así como del monto unitario de potencia contratada. Dijo Velardez que el 45 % de aumento impactará en los usuarios residenciales y un 1.200 % en las empresas distribuidoras.

También señaló que la Nación deroga a partir del 1 de enero la tarifa social y, además, a partir de la misma fecha el gobierno nacional no enviará más el combustible para los grupos generadores del interior de la provincia.

«Ya llegó la Resolución N° 366 de la Secretaría de Energía de la Nación donde informan del nuevo precio de la energía desde el 1 de febrero al mes de abril de 2019 y desde mayo a octubre del 2019», informó el ministro de Infraestructura.

En ese sentido, dio a conocer que se registra un fuerte incremento hacia la distribuidora, de más del 40 por ciento en el costo de la generación y transporte de la energía, que es lo que define la Nación. Además, en su artículo 4° deroga a partir del 1 de enero lo que se conoce como tarifa social, agregó.

Velardez consideró que hay detalles “sorprendentes” dentro del incremento tarifario por el impacto que tiene. Explicó al respecto: “hasta hoy las empresas distribuidoras del país, como Edelar, pagaban 10 mil pesos el monto unitario en potencia contratada, a partir del 1 de febrero van a pagar 80 mil pesos, es decir que va a subir 800 por ciento; desde mayo van a pagar 100 mil pesos; y desde agosto 120 mil pesos. Es decir que durante el 2019 la suba de ese ítem en particular va a ser de 1.200 % acumulado”.

El funcionario detalló que “el valor a los usuarios residenciales va a subir más del 45 % por ciento. Vamos a pasar a pagar de 1.400 a 2.042 pesos, y esto deja tanto a la distribuidora como a los usuarios y pequeños productores, en una situación de mucha vulnerabilidad”.

Indicó a la vez que el mega tenía un precio de 1.400 pesos aproximadamente y desde el 1 de febrero pasará a valer 1.852 pesos, a partir de mayo 1.945 pesos y en agosto 2.042 pesos.

Asimismo, dio a conocer que también llegó una Resolución que indica que a partir del 1 de enero el Gobierno Nacional deja de subsidiar la tarifa social. A esto se suma que desde la misma fecha, “el combustible ya no llega más para los grupos generadores que tenemos en el interior de la provincia”.

Planteó que debido a esta medida de la Nación, la Provincia analizará la decisión a adoptar para hacer frente a esta situación, tema que estábamos haciendo post audiencia pública”.

Velardez manifestó que “esto sin dudas marca una tendencia nacional en relación a una política energética que solamente se reduce a la suba de tarifas. No hay criterios abarcativos que consideren las realidades regionales del país”. “Es lamentable, totalmente injusto, muy poco federal y poco serio no considerar las realidades regionales”, aseguró.