Así lo expresó el candidato a presidente del Frente de Todos, Alberto Fernández luego del cruce que mantuvo con Mauricio Macri. Los funcionarios intercambiaron palabras frente y detrás de cámara, y según transcendidos no habría sido en buenos términos.