La Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) aseguró este lunes que el sector vitivinícola “sufre un proceso de concentración que atenta contra la producción primaria”, y subrayó que la mayoría de los productores atraviesa una situación de “quebranto generalizado”.

“Desde hace años, el sector vitivinícola sufre un proceso de concentración que atenta contra la producción primaria. El mercado se reparte en pocas manos y los pequeños y medianos productores no sólo no tienen rentabilidad, sino que además no llegan a cubrir sus costos con lo que perciben por la venta de sus uvas”, subrayó la entidad a través de un comunicado.

El 80% de la producción se vende en el mercado interno, donde el consumo cayó 15 litros per cápita en los últimos 15 años”

Indicó que “a días de comenzar la Vendimia, las entidades de productores vitivinícolas pymes adheridas a la CAME, de las provincias de Salta, La Rioja, Mendoza y San Juan, aseguran estar atravesando una situación de quebranto generalizado, sufriendo abusos en la formación de precios y hasta en la forma de pago”.

Remarcó que “el 80% de la producción se vende en el mercado interno, donde el consumo cayó 15 litros per cápita en los últimos 15 años”, y añadió que a esto “se suma el aumento de costos, principalmente de fletes, energía, mano de obra e insumos dolarizados”.

“El panorama es complejo y el diseño de políticas públicas, consensuadas con el sector privado, que impulsen el desarrollo equitativo de cada uno de los eslabones de la cadena de valor, debería ser una prioridad para hoy, no para mañana”, concluyó la CAME.