La Rioja rindió homenaje  al obispo Enrique Angelelli al cumplirse 42 años de su asesinato a manos de la última dictadura militar.

El caso de Enrique Angelelli, obispo comprometido con las causas populares, la teología de la liberación y la lucha campesina, asesinado el 4 de agosto de 1976, luego de que “sorpresivamente” su automóvil sufriera un accidente cuando regresaba de un homenaje a los sacerdotes Gabriel Longueville (francés) y Carlos Murias (argentino), torturados y fusilados dos semanas antes en La Rioja, en el contexto de la última dictadura cívico-militar-eclesial Argentina, repone este viejo debate que atraviesa marxismo, cristianismo y luchas políticas actuales: las resistencias sociales trascienden a las instituciones y los momentos políticos más oscuros.